El retorno triunfal de Portillo

portillo

El 25 de marzo de 2014, cuando el Ex Presidente Alfonso Portillo fue extraditado a Estados Unidos escribí un editorial titulado “El retorno Triunfal de Portillo”. Allí presagiaba que tras ser juzgado en Estados Unidos regresaría a Guatemala como un héroe, y así fue.

En el aereopuerto no lo recibían más de 500 personas, sin embargo la exposición mediática y de redes sociales fue impresionante. Ningún Presidente en cadena Nacional de Televisión ha conseguido mantener por una hora y media enganchados a millones de Guatemaltecos.

Y es que en el Juicio que siguió en la Corte Federal de New York la actuación de Portillo fue brillante: “Soy culpable, su señoría”, dijo ante el juez al tiempo que reconoció que fue sobornado por las autoridades de Taiwán con un cheque de US$2.5 millones para que continuara con el apoyo diplomático a ese país. “Yo sabía en ese tiempo que lo que estaba haciendo era incorrecto, y me disculpo por los delitos. Yo me hago responsable de ellos, y acepto las consecuencias de mis acciones”, dijo.

Arnoldo Alemán, de Nicaragua;  Miguel Ángel Rodríguez, de Costa Rica, y Francisco Flores, de El Salvador, también recibieron  cheques emitidos a su nombre por el gobierno de Taiwan en la administración Chen Shui-bian. Pero ninguno de ellos ha llegado a esta instancia.

Nos guste o no, Portillo fue absuelto en Guatemala de todos los delitos que se le trato de imputar. Ineptitud del Ministerio Público, ineficiencia o compadrazgo para extraditarlo por la vía fácil, lo cierto es que todas las cartas con que contaba el MP se le cayeron de las manos.

Al final, el gran perdedor es el pueblo de Guatemala quien no solo vio como volaban sus millones, sino también como sigue imperando un sistema de justicia débil y corrupto.

Portillo es hábil, brillante en sus discursos, cita de memoria filósofos, escritores, políticos. Es un orador como pocos y sin lugar a dudas sus años de ausencia en política, el exilio y la prisión lo prepararon para este gran momento que el mismo ha dado por llamar “el regreso del hijo Pródigo a Guatemala” en que cautivo a millones de Guatemaltecos. Su imagen sigue sólida y fuerte según las últimas encuestas, más del 47 porciento de la población aseguran que Portillo fue el mejor presidente por haber frenado el alza de la canasta básica, aumentó salarios y se preocupó de los pobres, según las encuestas.

Siempre he dicho que Guatemala es un país donde todo pasa y nada pasa, donde todo se olvida.

Sin embargo, la historia quedó escrita. Es un hecho que, la mayoría de  funcionarios del régimen de Portillo fueron sindicados de corrupción, enriquecimiento ilícito y malversación.  A partir del 2002, el Departamento de Estado revocó más de una docena de visas a sus funcionarios por participación en crimen organizado, lavado de dinero y corrupción. Entre ellos, a Francisco Ortega Menaldo; Alvarado MacDonald y sus hijos; el ex ministro de  Comunicaciones, Luis Rabbé, entre muchos.

Otros más, como Marco Tulio Abadío acusado de Desfalcó más de US$10 millones, el ex ministro Byron Barrientos, sus jefes del Estado Mayor Presidencial, los hermanos Salán Sanchez, entre otros allegados, terminaron en una prisión.

Y sus amigos íntimos, como José Armando Llort, terminó testificando en contra de Portillo luego de desfalco de más de Q 200 millones en el Crédito Hipotecario Nacional.

Otro de los casos más recordados de corrupción fue el de Estuardo Del Pinal, al frente de Guatel,  quien realizó segun el MP  transerencias ilegales de Q 70.6 millones y creó un fideicomiso de Q 55 millones ilegalmente. Su caso llego a tribunales.

En el Año 2000, el Coronel Jacobo Salán sanchez, dirigió red de espionajes y luego fue implicado en los saqueos de Estado Mayor Presidencial, junto a su hermano, quien fue llevado a prisión.

En el año 2001 salió a luz también como, el ministro de Comunicaciones, Luis Rabbé, benefició a empresas fantasmas para otorgar mas de 750 millones de quetzales en caminos que jamás fueron construidos ni remozados.

Estos son solo algunos datos aislados para refrescarnos la memoria y meditar… porqué en este tipo de líderes siguen despertando pasión? Podríamos decir que somos una sociedad enferma?

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario