Estalló en mil pedazos el gobierno del crimen organizado

La mafia ha envalentonado a su gran jefe Pérez Molina para que no renuncie y rete a sus detractores, el pueblo Guatemala

“Esta es la batalla de los grupos criminales. Si Pérez cae, se desmoronan junto a él decenas de empresarios de cuello blanco, militares y criminales de alta peligrosidad que han subsistido en una misma red”

Para quienes todavía se cuestionan qué está pasando en Guatemala, la respuesta es sencilla: estalló en mil pedazos el gobierno del crímen organizado. Y hoy, el pseudo Presidente, Otto Pérez Molina intenta pelear con uñas y dientes su última batalla.

Esta es la batalla de los grupos criminales. Si Pérez cae, se desmoronan junto a él empresarios de cuello blanco, militares y criminales de alta peligrosidad que han subsistido por décadas: En los años 80 se le conocía como “La Cofradía”, en los 90, como “Red Moreno”, ahora se le llama “La línea”, pero siempre ha estado dedicada a saquear el Estado y enriquecerse impunemente.

Ahora entendemos porque aparecieron vagres, fracasados y quienes nunca tuvieron petate donde caer muertos, afiliados a partidos políticos,  aduanas, puertos, migración, seguro social y cualquier entidad pública que en meses los hizo millonarios.

Así es, como surgieron los magnates de la corrupción ahora gozan de mansiones en la ciudad, la costa sur, río dulce, Miami y hasta New York. Son “nuevos ricos” que manejan exóticos carros, poseen yates que ni siquiera saben navegar. Y no conformes, han comprado helicópteros, jets, pent houses en las zonas más exclusivas y fincas con zoológicos al estilo Pablo Escobar. Ellos, derrochan en viajes por el mundo y se exhiben como lo hizo el “narco colombiano”. Esto es el exhibicionismo que hemos visto surgir en Guatemala de manera asquerosa y vergonzosa.

Sin embargo, para el país ha sido provechoso ver al desnudo el cáncer de la corrupción que tienen sus raíces en Pérez Molina y la ex Vice presidenta Roxana Baldetti.

Estoy convencida que el Ministerio Público, pero particularmente la CICIG dirigida por Iván Velásquez no tiene ni un uno porciento de margen de error en sus investigaciones, ello representaría el final de su reputación. Se están enfrentando contra la mafia más poderosa que cogobierna junto al narcotráfico y las bandas criminales.

Lo más dramático de este caso, es que ha sido justo esa mafia quien ha envalentonado a su gran jefe Pérez Molina para que no renuncie y rete a sus detractores, el pueblo Guatemala, con un discurso que es una declaración de guerra. Pero sobre todo, lo han convencido que puede hacer una batalla legal y ganar tiempo amparado en el Estado de Derecho, que al día de hoy le permite comprar jueces y diputados, realizar alianzas con el partido Líder en el Congreso para detener su antejuicio y aferrarse al hueso hasta el 14 de enero de 2016 a las 14 horas, cuando el próximo presidente, que podría ser su aliado Manuel Baldizón tome posesión.

No dudo, que Perez intentará acogerse a la inmunidad automática que le concede el Parlacen, al terminar su periódo presidencial. Alvaro Colom y su Ministro de Relaciones Exteriores fueron los artífices de este pacto perverso. No obstante, lo que a Pérez se le olvida es que su condena es un hecho, las pruebas son contundentes. Es irrefutable que aunque se valga de artimañas y guisachadas el destino de Pérez será la prisión.

Pérez ha perdido la dignidad, amigos, poder pero sobre todo el respeto de los guatemaltecos. El domingo pasado, cuando Pérez se emberrinchó y resistió a renunciar, publiqué en Twitter: “Otto Perez, antrincherado en el palacio como kaibil moribundo en pie de guerra, pero acá estamos 17 millones de chapines que te exigimos #RenunciaYa”

Inmediatamente, un militar de trayectoria se comunicó conmigo para explicarme: “Perez Molina no es kaibil, le dieron la boina por ser instructor únicamente, la mayoría de kaibiles son honorables” y otro más agregó, “esa escoria no nos representa”. Este último párrafo resume el sentir de los guatemaltecos.

Lo dice la Biblia, “la guerra no es de este mundo es contra huested y potestades”, esa es la batalla que libramos el día de hoy y estoy convencida que solo se gana de rodillas!

Periodista de Investigación. Directora de Informe Especial, Canal Antigua

Sylvia Gereda Valenzuela

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario