Hugo Chávez

Existe una prosa al Presidente Hugo Chávez que le ha dado la vuelta al mundo. Se trata de un artículo escrito por el editorialista Venezolano Saúl Godoy Gómez, quien escribe una columna semanal sobre temas políticos y relacionados al medioambiente en la edición digital del diario El Universal de Venezuela.

Este editorial, que se dispersó viralmente en cuestión de minutos por las redes sociales, luego fue atribuido a la ex esposa de Chávez. Sea como sea, su contenido es revelador y debería ser leída por todos los gobernantes y aquellos que por poder, dinero y adulación han perdido su alma. Hay un momento en la vida donde todo culmina, donde todos los bienes materiales y el poder de este mundo ya no valen, donde nos rendimos ante la indomable muerte y nos quitamos las máscaras. Ahora que Chávez pareciera estar en el ocaso de su muerte y se habla incluso que está en un coma inducido, quizás ha llegado el momento de reflexionar. Transcribo algunos fragmentos editados de los principales fragmentos del escrito.“Algunas consideraciones sobre tu muerte”.

No quiero que te marches de esta vida sin antes despedirnos, porque has hecho un mal inmenso a mucha gente, , a los que creías tus enemigos los perseguiste sin cuartel, los encerraste en ergástulas que no lo merece ni un animal, los insultaste, los humillaste, te burlaste de ellos, no solo porque te creías poderoso, sino inmortal.
Pero llegó tu turno, los plazos se acaban, el término de tu contrato llega a su fin, tu “ciclo vital” se apaga poco a poco y no de la mejor manera; probablemente morirás en una cama, rodeado de tu familia, asustada, porque va a tener que rendir cuentas una vez que des tu último aliento, te vas de esta vida lleno de angustia y de miedo, allí van a estar los curas a quienes perseguiste e insultaste, los representantes de esa Iglesia que ultrajaste a placer, claro que te van a dar la extremaunción y los santos óleos, no una, sino muchas veces, pero tú y ellos saben que no servirá de nada, es solo para calmar el pánico que hace presa a tu alma ante el momento que todo lo define.

Mueres enfermo, padeciendo el desahucio, tus órganos se van apagando uno a uno, tus líquidos y efluvios son colectados en bolsas plásticas con ese hedor a muerte que tanto te repugna.

Dime si en este momento, antes de que te apliquen una nueva inyección para calmar los dolores insoportables que padeces, vale la pena que me digas que no te pueden quitar lo bailado, ¡ah! los viajes por el mundo, los maravillosos palacios que te recibieron, las paradas militares en tu honor, las limousines, los títulos honorarios, los pisos de los hoteles cinco estrellas, las fastuosas cenas de Estado… dime ahora que vomitas la papilla de auyama que te tratan de dar las enfermeras, si era de eso de lo que se trataba la vida, pues ese brillo y el oropel ya no están entre los monitores y máquinas de resucitamiento que te rodean, esas marchas y aplausos ahora son tonos y alarmas de sensores que regulan tus signos vitales que se hacen más débiles.

¿Puedes escuchar al pueblo de tu país afuera de tu cuarto?… debe ser tu imaginación o los efectos de la morfina, no estás en tu patria, estas en otro lado, muy lejos, entre gente que no conoces… sí, estás muriendo en tu propio exilio, entre una banda de pilluelos a quienes les has tratado de entregar tu propio país, tus últimos momentos los pasarás entre chulos y estafadores, entre tu corte de aduladores que solo te muestran afecto porque les dabas dinero y poder, todos te miran preocupados y con rabia, nunca dejaste que ninguno de ellos pudiera tener la oportunidad de sucederte, ahora los dejas al descampado y tu país al borde de una guerra,¿Fue esa tu misión en esta vida?
Tengo la leve impresión que ahora sabes que te equivocaste, creíste en un cuento de camino y te creíste revolucionario, y por ser revolucionario… inmortal, convocaste a tu lado a los muertos, a tus héroes, a esos fantasmas que también creíste con vida, a Bolívar, al Che, a Fidel, al Marx que nunca conociste y que recomendabas su lectura… el andar con muertos te llevó a la magia y a los babalaos, te metiste a jurungar tumbas, y a ofrendarle a una corte de demonios y malos espíritus que ahora te acompañan…
Bueno, me despido, solo quería que supieras que pasarás a la historia como un traidor
El Socialismo solo funciona en dos lugares: en el Cielo, donde no lo necesitan, y en el Infierno, donde ya lo tienen”

Puede ver el artículo completo en mi Blog sylviagereda.com. Lo invito a que me siga en twitter sgereda y mi fan page Sylvia Gereda Valenzuela. También puede ver mi programa Informe Especial, el primero en investigación de la televisión guatemalteca en Canal Antigua.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario