Los megáfonos de Baldizón

Baldizón ha perdido poder y sus directrices a la bancada LIDER se asemejan a las que da un payaso de circo.

Sylvia Gereda Valenzuela

Guatemala es el país donde todo sucede. Donde un día usted está arriba, en la cima y al siguiente está abajo, olvidado y sin poder.

Traigo esta reflexión porque Manuel Baldizón, el dirigente máximo del partido Libertad Democrática Renovada (Lider) ya no es el mismo que hace tan solo cuatro meses que veíamos inundando los medios de comunicación con sus mensajes mesiánicos.

De aquel individuo brabucón, envalentonado y dominado por la prepotencia y la ira en sus discursos efusivos que, según él lo llevarían a la Presidencia de la República, ya no queda casi nada.

La figura de Manuel Baldizón, a apenas unos meses de las elecciones se ha difuminado en la arena política. Es evidente que ha perdido su poder y su capacidad de manipulación. Ahora, con una escueta bancada que no sobre pasa los 16 de 158 parlamentarios y tras romper alianza con su socia Sandra Torres, su poder se ha debilitado.

Llama la atención la manera en que Baldizón ha girado instrucciones a su bancada para que utilicen los medios más burdos y deplorables para llamar la atención mediática.

Y en este sentido me quiero referir a los escándalos que los diputados de la bancada LIDER han propiciado en el Congreso con el uso de megáfonos para hacer uso de la palabra.

Este método además de mostrar la falta de educación y el irrespeto de los pseudo diputados por la ley. Estas acciones, lo que nos están evidenciando son las patadas de ahogado que LIDER está dando para demostrar que aún existe.

Lo más lamentable del caso, es que no son las propuestas edificantes y propositivas las que están brotando del seno de esta bancada; más bien su propuesta a gritos es una que evoca a los mercados, las plazas públicas, las ferias… Todo, menos un Congreso.

Siempre dije que fue lamentable la manera en la que Baldizón engañó al pueblo y se valió de la clase ignorante y sin educación para sembrar su populismo y resentimiento.

Sin lugar a dudas, sus 16 diputados serán unas de las más nefastas consecuencias que una población que no está acostumbrada a pensar ni a analizar la importancia de su voto ha dejado a Guatemala.

En la ley de Actualización Tributaria (reforma fiscal), que a mi juicio es una total aberración y una medida política errónea que perjudica enormemente a la clase media, se pudo ver la soledad en la que la bancada de LIDER se encuentra.

Esta terrible ley fue aprobada este miércoles de urgencia nacional con 110 votos a favor, los únicos que votaron en contra fueron lo de la Bancada Líder.

Seguramente, su voto en solitario y sus gritos de desesperación serán sus primeras medidas legislativas, hasta que quizás venga un mejor postor y les haga cambiar de bancada o simplemente los acalle con sus prebendas monetarias.

En el congreso nos falta mucho por ver, pero a escasos 4 meses de que se llevaran a cabo las elecciones generales, puedo presagiar que Baldizón ha perdido el pulso, su poder va en decadencia y de ahora en adelante veremos que sus directrices hacia su bancada son las mismas que haría un payaso de circo.

Sin temor a equivocarme presagio que este es el inicio de la decadencia de Baldizón y su equipo. Veremos si el tiempo me da la razón.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario